banner_en

navi_plan_en
navi_workflow_en
navi_pictures_en
navi_links_en

Artículo

Erhard Schmidt
Restauración y conservación de artes gráficas mediante impresión Autotype

Este artículo describe una antigua técnica de impresión que he utilizado para recuperar y conservar diferentes artes gráficas, utilizando la impresión autotype. El Heliograbado también conocido como fotograbado, fue inventado por Karl Klic (1841-1926) en 1878 siendo conocido en todo el mundo a principios de siglo. Sin embargo, a pesar de sus excelentes características, esta técnica terminó siendo prácticamente olvidada. Tomando el grabado en cobre como ejemplo principal, mostraré cómo éste proceso puede ser aplicado describiendo los distintos pasos técnicos necesarios.

Se pueden encontrar grabados en cobre en numerosas colecciones, siendo consideradas como “especiales” por un número de razones.
  • son tan valiosas que su exposición permanente es imposible debido al riesgo de daño
  • están en papel, el cual se conserva muy mal con lo que la restauración es imposible; además muchas páginas raras son de tal interés (para exposiciones) que la demanda no puede ser satisfecha debido a las muestras existentes.
  • finalmente, algunas páginas, tales como mapas antiguos o portadas de libros, están dañadas o incompletas. Copias parciales hechas con una restauración con las técnicas adecuadas pudieron complementar tal material.
La siguiente idea podría ser la solución para controlar el problema: tiene que ser posible seleccionar el proceso que permita reimprimir grabados en cobre tan parecidos al original que el ojo humano no percibe las posibles diferencias. Este proceso tiene que cumplir los siguientes requisitos:
  • la impresión ha de ser realizada desde un plato de cobre, utilizando un plato de cobre como prensa.
  • la calidad del papel y del color tienen que ser lo más parecida al original.
El Heliograbado reúne estos requisitos.

Procedimiento
Seite3_01 En el pasado, las láminas de tonos medios blancos y negros eran necesarias siendo creadas a partir de un negativo y del mismo tamaño que el original. Se usaban grandes reproducciones con las cámaras, pero las películas ya no se fabrican con estas dimensiones. Un posible alternativa para pequeños formatos son las películas de rayos x, pero es fácil prever que éstas no estarán disponibles en un largo periodo.

workflow_en Por estas razones, uno tiene que utilizar procesos más “modernos” con el objetivo de generar una parte positiva equivalente.

El proceso es como sigue:
El original es escaneado utilizando SilverFast. La resolución debe ser a “300ppp”. Como muchos de los originales son muy grandes, he elegido un escáner que permita escanear el original en secciones, las cuales pueden posteriormente ser unidas mediante el software.

SilverFast permite excelentes detalles de las sombras en el modo de escala de grises, el cual es de vital importancia en el campo de grabados con cobre. Algunas veces la confusión hace que los grabados en cobre sean presentados como originales. Sin embargo, si se mira de cerca la impresión de que las líneas oscuras están realmente graduadas es clara y por ello tienen que ser reproducidas de la misma manera.

Se imprimieron los platos de cobre una vez tintados con pigmentos ricos en negro, pero comprendiendo otros colores tales como el verde. Por ello, la impresión es estrictamente una imagen en RGB. Asimismo, el modo RGB ofrece otra ventaja esencial: muchos otros grabados muestran marcas de diferentes colores que se han desarrollado durante los años. Estos son “eliminados” utilizando filtros de tecnología compleja: el original es examinado a través de un rango de filtros de gelatina para determinar la “dominancia de color”. El material de las películas tenía que ser pancromática, lo cual hacía el proceso posterior más difícil. Hoy, un original RGB proporciona una gran rapidez y fácil eliminación de tales “manchas de color”. Además, durante el proceso de escaneado es posible reconstruir máscaras de luces y sombras, que en el pasado eran creadas con una laboriosa superposición de tonos medios y películas.

Después de escanear, la imagen puede ser mejorada, en este caso utilizando SilverFast HDR. Accediendo al archivo procesado, una lámina en positivo es producida utilizando un ajustador de imágenes. Para alcanzar la calidad anteriormente conseguida por las películas de tono medio, se utiliza una pantalla de frecuencia modulada que reproduce perfectamente el tono medio. Por favor tenga en cuenta que la “pantalla FM” da una diferencia de ganancia tonal y por tanto unos mayores cambios de gradación, necesarios antes del proceso de impresión fotográfica.

En ciertos casos, estas proyecciones especiales son generadas con el antiguo programa de Fogra, Velver Screen. El ajustador de imágenes de Heidelberg completa el trabajo. Si este equipamiento no está disponible también se pueden realizar las proyecciones FM con otro agente.

Los posteriores procesos son idénticos al procedimiento previo. Es interesante ver como el proceso de grabado es igual a los tonos medios positivos, a pesar del hecho de que la zona tonal consiste realmente en solo pequeños puntos negros con un tamaño de 20 micrometros, distribuidos por azar en la película limpia.

Polvo
Seite4_01
Número 2 (arriba) / Número 3 (abajo)
El polvo del betún se arremolina en una gran vitrina. Se inserta un plato y tras unos minutos está cubierto por una capa de polvo, la cual es tan fina que prácticamente es invisible para el ojo humano. El polvo se fusiona en la superficie con el plato gracias al proceso de calentamiento. Tras este proceso, la mitad de la superficie ha de ser cubierta. Si el plato se sostiene con un ángulo con respecto a la luz, tiene un aspecto de color aterciopelado. La parte trasera del plato está lacada con una capa de betún. Cuando un plato preparado de esta manera es colocado en un baño de grabado (cloruro de hierro), el agente de grabado penetra en las zonas libres de polvo y crea depresiones en la superficie del plato. Dependiendo de la duración de este proceso de grabado (hasta 10 minutos es lo normal) platos como este pueden ser usados para imprimir la escala completa de rango de grises en superficies de un solo color.

Generación de tonos medios
Para integrar todos los tonos medio existentes de manera simultánea en un plato, el cloruro de hierro tiene que reaccionar con las partes relevantes del plato de cobre cubierto de polvo durante diferente cantidad de tiempo. Para dar lugar a esto, se utiliza una copia hecha de un papel o película pigmentada.

Este medio consiste en papel rígido con una capa de gelatina roja. Como este material también es utilizado por las prensas de impresión modernas, afortunadamente todavía está disponible. El papel está bañado en una solución de dicromato potásico (3%) y una luz artificial sensible; siendo después expuesta bajo la lámina (copia pigmentada).

Antes, estas exposiciones se hacían usando la luz del sol - lo que explica el nombre del proceso (heliografía significa literalmente “escribir con el sol”). Hoy se usan potentes focos de luz, que aprovechan los beneficios de las características espectrales, tales como luces de neón, lámparas de arcos de carbón,etc...

La luz brillando a través de la lámina actúa con diferente intensidad en la capa de gelatina del papel. De esta manera, las zonas que han sido expuestas a la luz pierden la capacidad de disolverse en agua caliente, de manera completa o parcial. Antiguamente, muchos procesos fotográficos, tales como la impresión con pigmentación, se aprovecharon de este fenómeno. Después de la exposición y con la ayuda de agua destilada, la copia se enrolla en el plato cubierto con la gelatina de cara al plato. Este plato se “desarrolla“ tras aproximadamente 15 minutos en agua caliente con una temperatura de alrededor 40°C. Aquellas partes de la gelatina que no estaban duras se disuelven. El resultado es una copia negra como una depresión de la lámina: la gelatina se disuelve desde las zonas negras y se endurece en las zonas blancas. Para los valores grises, la gelatina se reduce proporcionalmente, dependiendo de la intensidad de la exposición.

Grabado
El cloruro de hierro contiene agua, la cual se absorbe por la gelatina. Dependiendo del grosor de la capa de gelatina, los tiempos varían hasta que el cloruro de hierro alcanza el cobre y comienza el grabado donde no está cubierto por grano. Esto significa que las diferentes partes del plato son grabadas con diferentes tiempos e intervalos. El tiempo total de grabado tiene que ser ajustado para que el cobre que penetra primero tenga los mismos tonos oscuros que el original. Para acelerar el grabado se utilizan numerosas soluciones con cloruro de hierro diluidas de diferente manera, El agua contenida determina el peso específico de la solución, expresado en grados Baumé. El proceso de grabado se lleva a cabo en distintos procesos de baños a 40° Baumé. Cuatro baños son suficientes. En principio, es posible grabar en un solo baño, que es lo que sucede cuando se marca con cilindros para una impresión por rotación. Sin embargo, el proceso de grabado es más fácil de manipular si se lleva a cabo usando numerosos baños siendo éste método el preferido. El plato es enjuagado y limpiado tras el proceso de grabado. El grano también se elimina con disolventes (Toluol). Algunas correcciones, tales como retoques, grabado posterior, etc... quizás deban realizarse antes de la impresión. El resultado final es así: el plato está cubierto con finas depresiones infinitas y el original está visible cuando se sostiene el plato en un ángulo hacia la luz.

Resumiendo el proceso:
  • Generación de la lámina (lámina de medio tono sin pantalla)
  • Copia pigmentada
  • Transferir la copia al papel cubierto
  • Desarrollar y secar el plato
  • Cubrir con el lacado
  • Grabar usando cuatro baños
  • Limpiar y corregir el plato
  • Imprimir usando la prensa manual


Los pasos descritos arriba muestran claramente que el heliograbado no es una técnica sencilla, sino compleja. Sin embargo, proporciona unos resultados muy gratificantes. Utilizando esta técnica, es posible reproducir cualquier original generado con la impresión de grabado de la manera más fiel - tal calidad de impresión no puede ser alcanzada con otro proceso. Dos citas de diferentes épocas nos dan una idea: “...Fotograbado...(también llamado Lichtkupferstich) que también reproduce tonos medios, es el proceso fotomecánico más perfecto, sus productos mantienen toda la suavidad y delicadeza del grabado con mezzotinto o aguatinta...” [del Herdes Konservationslexikon, 3a Edición, Band IV, Pag 318, Munich 1905, bajo la palabra “Heliographie”]. En el catálogo de la exposición “De Delacroix a Munch, pinturas en el Siglo 19” [Von Delacroix bis Munch, Künstlergraphic im 19ten Jahrhundert] la descripción en la página 172 de un grabado por Karl Klinc dice: “El efecto aterciopelado de los tonos oscuros es perfecto”.

Mientras que se aplica el heliograbado en la práctica, uno se puede dar cuenta de que esta técnica tiene el potencial de ser ideal también para reproducir páginas generadas por otros métodos, tales como dibujos a carboncillo, grabados sobre madera,etc. Afortunadamente, estas explicaciones han inspirado el interés en esta técnica.


Número 1 : Copper engraving by Heinrich Aldegrever (1536). El original está en el Museo de la ciudad de Münster, Alemania. La impresión es un ejemplar único. Condición: la página está altamente manchada : algunas marcas cubren partes completas de la imagen. El color de los márgenes es similar a la impresión. Algunas partes de la imagen están muy afectadas: la página arriba a la derecha, faltan letras a la izquierda,etc. La restauración de la página original es complicada ya que la condición del papel es mala. Procesos llevados a cabo con anterioridad: retoque detallado de los tonos medios de la lámina para eliminar o reducir las marcas que afectan a la imagen. Restauración de los trazos profundos que faltan parcialmente debido a las marcas y manchas. Inserción de las letras que faltaban (arriba izquierda), restauración de la línea dañada (mitad derecha de la imagen). Todo el trabajo se ha llevado en base a la información que se pudo vagamente recuperar de los restos de la imagen.
Número 2: Ejemplo impreso. El ejemplo impreso fue hecho en una impresión en cobre en un papel estándar hecho a mano sin aplicar ninguna corrección. Se eligió como color el marrón/negro oscuro. No hubo necesidad de realizar más correcciones directamente en el plato.
Número 3: Detalle del número 2.